sábado, 27 de agosto de 2016

EL PUNTITO SE REACTIVA.

Hace poco más de tres años, el 23 de agosto de 2013, comenzaba esta aventura, que tengo que confesarte que me resulta de lo más gratificante. La pesadilla pasó, ya estoy despierto y se diferenciar lo que es sueño de lo que es realidad.
Aunque también es cierto que me gusta mantener viva la vigilia en referencia a MOVISTAR, y aunque prefiero que me engañen diez veces a perder una sola vez la fe en la humanidad, no quita que me cuesta que me engañen, que me timen, y más cuando el que lo hace es un gigante en quedarse con los demás, en vivir a costa de los demás, y no precisamente en servir a los demás, en trabajar por los demás. Lo siento por MOVISTAR y las empresas similares, para las que somos meros productores de beneficios, ganado al que ordeñar. Lo siento por todos los que trabajan ahí, no va contra ellos.
Os refresco el porqué de este blog:
El presente blog es algo personal, aunque me encantará si lo lees y dejas algún mensaje. Y no te digo nada si el mensaje es de MOVISTAR, y que además de dejar un mensaje deja una solución, sería genial y daría un giro inesperado al final del cuento. Aunque me temo que por los antecedentes de otras situaciones similares con otros servicios prestados por grandes empresas que nos consideran como “puntitos” de una grafica de resultados. Y un puntito más o un puntito menos a quién le importa !EXCEPTO que seas el puntito!, y ese es mi caso”.
Escribía el 23 de agosto de 2013
Han pasado tres años, y aunque la línea de argumentación ha derivado hacia Granada, la ciudad desde donde escribo, no quiero perder el espíritu de denuncia, de exponer aquello que crea injusto,  que considere abusivo, que cree indefensión. Y ahí estoy.
Un saludo desde Granada.

Paco H.

miércoles, 24 de agosto de 2016

GRANADA, CAMINO DE LA GLORIA.

La Calle de la Gloria:
"entreconventos"

Cierto es que las cosas buenas han de degustarse, y por mucho que se hable de ellas, sin no se prueban, pues como si nada.
Como dirían los de “Marte y trece”, si hay que ir se va, pero ir “pa ná”, pues como que no.
Un “pionono”, si no lo pruebas, pues como que no. Te lo podré describir, hacerte la boca agua describiéndote su textura y paladar, pero si no has probado un pionono difícilmente podré hacerte sentir que es.
El reto de esta etiqueta es hacerte vibrar por Granada, que sueñes con ella, que desees oír tus pasos por sus calles desiertas, dejar embriagada tu retina con sus vistas.

Que bien describió esta sensación Henri Matisse, cuando decía que Granada emociona hasta deshacer y fundir todos los sentidos, y más cuando lo experimentas donde menos lo esperas, al doblar una esquina, al girar la cabeza o al volverte sobre tus propios pasos por una calle que no tiene salida.
Granada es para sorprenderse.
Horas enteras estaría en esta pequeña placita, solitaria. Dejando que me hable el agua al caer en la fuente, mientras que con los ojos cerrados evoco recuerdos de antaño.
Está en el tramo final de la Calle de la Gloria, a su salida a San Juan de los Reyes antes de las escaleritas, esa estrecha calle que haciendo esquina con el Convento de las Bernardas, nace enfrente de San Pedro y San Pablo.
Y déjate llevar por los sentidos.

Un saludo desde Granada. 
Paco H.

jueves, 18 de agosto de 2016

AUTOAYUDA PARA SUPERAR LA MOVISTARFOBIA: LA SENSACION DE “HE GANAD0”.

“Sentirse triunfador”.
Las palabras son traicioneras, y significan lo que significan, y pasado el tiempo, a veces te cuestionas si al final ganaste o no, que has ganado… sigo dándole vueltas a mi estado de ánimo: de vencedor, de triunfador… feliz, realizado… ganar… conquistar… ¿qué significado tiene?
Me siento vencedor en el sentido de que Movistar no me ha aplastó. Sigo siendo dueño de mi, de mi teléfono y mi relación  vuelve a ser la misma de antes: una prestación telefónica a cambio de una contraprestación monetaria: ellos me dan, yo les pago. Punto.
Tenía un amigo al que le robaron la cartera en el García Lorca (un parque de Granada). Llevaba poco dinero y al día siguiente en objetos perdidos tenía la cartera con la documentación. La anécdota era su comentario, pues al protestar por el atraco, la pandilla lo mando a la m… con una patada en donde la espalda pierde su nombre. El, pasados unos días, decía que “le dolía más la patada en “donde salva sea la parte”, que el robo de la cartera”.
Yo no voy a entrar ahora en el tema de la patada en el trasero, pues una cosa si he aprendido y es la necesidad de gestionar bien mis emociones, y a darle a casa cosa su importancia.
Y Movistar no la tiene.

En cuanto al éxito, seguro que para cada uno significaría una cosa diferente. Aunque si podríamos ponernos de acuerdo, de que en este proceso emocional que caracteriza el éxito o el fracaso hay unos síntomas que pueden inclinar la balanza hacia un lado u otro. Aunque es difícil hablar de éxito, pues para ti seguro que significa una cosa distinta de lo que es para mí. Siempre he pensado que mi éxito no tiene que significar el fracaso de los demás, sino al contrario, el éxito, es más éxito, cuando se puede compartir.
Aunque os prometo seguir reflexionando al respecto.

Paco H.

martes, 16 de agosto de 2016

CUIDADO CON LOS DESCUENTOS DE LAS ELÉCTRICAS.

Hace unos días, más o menos sobre las 17:00 horas, suena el timbre de la casa. 

Dos chicas, una de ellas con una PDA en mano, y sin dejarme prácticamente hablar, una de ellas me empieza a hablar de la tarifa de la luz.
Cuando consigo que se calle y me deja meter baza, le pregunta que quién es, de parte de quién y para que está en la puerta de mi casa hablándome de lo obsoleta que es la tarifa que tengo contratada con ENDESA.
Me enseña una tarjeta que no me da tiempo a leer y me dice que su compañera no tiene, que solo está viendo (la verdad es que no respiró).
La cuestión era que tenía una tarifa tan antigua, que no podía acogerme a las nuevas ventajas de las tarifas modernas, y que si no me cambiaba, la compañía me aplicaría por defecto una, normalmente la más beneficiosa para ellos y no para mí.


La primera idea que se me pasó por la cabeza fue decirles adiós y cerrarles la puerta, ¿quién eran ellas para violentar la tranquilidad de mi casa y poner en cuestión mi gestión domiciliaria de la luz?
Pero no lo hice, como buenamente pude, y todo lo correcto que pude, les dí las gracias y les dije que no solía hacer gestiones a pie de calle, que cuando necesitaba algo llamaba a mi compañía, planteaba la duda y me ponía en sus manos. No hubo demasiada resistencia, y después de unos momentos de ver que no había nada que hacer se fueron.

Hasta aquí todo normal.

Pero como no estoy escarmentado, y creo que el servicio público, en el bien común, en la profesionalidad de quién me atiende, y que no siempre impera el negocio dura y puro, eché mano de la última factura de ENDESA, con quién tengo contratado el suministro de electricidad y llamé para ver que había de cierto en aquello.
Y ahí mi gran error.
Tengo que confesaros que aún me produce estrés marcar teléfonos de información, atención al cliente, reclamaciones… fue tan fuerte, intenso, agobiante… tan humillante, deprimente, infamante… las llamadas al 1004 que si puedo evito utilizar estos servicios.
Pero ya os digo, volví a caer y pensar que el servicio de atención al cliente está para eso, para atender al cliente,
Y no para liarlo, para llevarlo al huerto, para hacer que caiga en la trampa y que quede atrapado en la gigantesca red, de donde cuesta trabajo salir.
La verdad que me quedé con varias dudas al irse la chica de la puerta.
¿Estaré pagando más por la electricidad que consumo?
¿Habrá  una tarifa más beneficiosa?
¿Tendrá esto que ver con el “contador inteligente” que hace unos días me han instalado?

Marco el número de intención al cliente que aparecía en la factura. Me lié, no me dio tiempo a retener la primera pregunta que sugería el 1 sin saber que seguía con el dos y después el tres.

Me armo de paciencia y vuelvo a marcar: quería hablar con  una persona, un ser humano, un interlocutor válido y no una máquina.

A la tercera conseguí que me atendiera una señorita. Al final casi llegaba a echar de menos la máquina, pues no entendía lo que le preguntaba sobre si mi contrato estaba obsoleto y necesitaba cambiarlo, que una señorita en nombre de ENDESA, había pretendido que cambiara la forma de facturación.

Sé que puede parecer un poco rollo todo esto, pero así fue.

Al final, no sé si por quitarme de en medio, o por que no era competencia suya, me dijo que me pasaba con un compañero.
Aquí musiquilla.
Espera.
Por fin vuelvo a hablar con otro ser humano (omito la nacionalidad por no ofender a nadie).

Explico la situación.
Rápidamente la entiende.

No tengo necesidad de cambiar la tarifa. Me dio alegría, pues las Compañías tendrían que premiar la fidelidad y no penalizarla.

Pero, y aquí comenzó el absurdo, me ofrecía un descuento del 10 por ciento, la verdad que no me enteré bien en que concepto, por un servicio de mantenimiento incluido un “manitas “qué iría dos horas al año por si tenía que cambiar una bombilla o un enchufes (creo recordar que dos servicios).
Aquí ya no conseguí enterarme: un descuento, una rebaja, el primer años, después ya no… total, por cinco miserables euros que me lo iban a descontar el primer año de la potencia, otra trampa, no era de la factura, sino de la potencia.

Y va el tío y me cuelga cuando le digo que no lo entiendo, que si no es un descuento si tengo que pagarlo por otro lado, que puede ser que el primer año ni me entere, y cuando pase un año ¿quién se va a dar cuenta del recibo?

Igual me he enrollado un poco, pero así fue.

Cuidadín con las OFERTAS SOBRE DESCUENTOS EL PRIMER AÑO, al final terminas pagando más sin darte cuenta.

Al final me libré de picar, sigo con mi tarifa obsoleta (se me quedó el palabro). Cambio mis bombillas cuando se funden, si es necesario puedo cambiar un enchufe. Y Cuando necesito otro tipo de servicio, llamo a un electricista. Y me he ahorrado un mínimo de 5 euros al mes por el manitas. Tendrán cara.

Un saludo desde Granada.

Paco H.

viernes, 12 de agosto de 2016

RECTIFICAR ES DE SABIOS: UN NUEVO CAMINO PARA LLEGAR A LA ALHAMBRA.

No se si todos los caminos llevan a Roma, las veces que he ido iba en avión, y una vez en autobús. Así que no he podido comprobarlo, pues en otras ocasiones el avión me ha llevado a Londres, o Lisboa, o … Y el autobús, casi siempre a Madrid, Sevilla… también a Motril…

Por eso no puedo afirmar si todos los caminos llevan a Roma.

Lo que si tengo que rectificar es lo de los accesos a la Alhambra, pues si os hablaba de las distintas formas de acceder a la Alhambra en la entrada Se reabre la cuesta de los Chinos”, lo de los tres accesos para llegar a la Alhambra.

Pues tengo que rectificar, pues en Granada: todos los caminos llevan a la Alhambra.

Llevaba bastante tiempo detrás de recuperar un paseo que recordaba de la niñez: el “Barranco del Abogado”.
Y este verano lo he recuperado, en cuanto pueda os hablaré de él. Es toda una delicia. Os lo recomiendo.

Ahora, lo que quiero rectificar, es que es otro acceso para llegar a la Alhambra, a la parte alta de la zona de aparcamientos y de la zona de visitantes.

Por eso, lo que si puedo afirmar es que “En Granada, todos los caminos acaban en la Alhambra”

Un saludo desde Granada.
Paco H.

jueves, 11 de agosto de 2016

TERCER ANIVERSARIO. EL TIEMPO: CUNA DEL OLVIDO.

Nunca me ha gusto aquello de que el tiempo lo cura todo, o no hay mal que cien años dura. No, nunca me ha gustado.

Que yo olvide es una cosa, que el tiempo cure es otra. Y no es cuestión de perdonar. El mal hecho, está hecho.

MOVISTAR me timó con el asunto de los SMS ilimitados.

Que yo halla seguido viviendo es cierto; pero que me engañó. También. Que me devolvió el dinero cobrado indebidamente, también. Aunque no todo

Puede ser que MOVISTAR piense que ganó. Puede que sea verdad. Lo del pez grande…

Yo se que no. Y miles y miles de clientes lo saben también. No pierdo la esperanza de que en algún momento la verdad se imponga. Aunque yo no lo vea.

Y algo bueno tengo que agradecerle a MOVISTAR, y se que soy un presuntuoso si pienso que este blog le puede “molestar” al MONSTRUO, pero tengo que agradecerle que gracias al abuso de su factura de agosto de 2013, nació el blog.

Así, que por esa razón, estoy de aniversario: EL TERCERO.

Un saludo
Paco H.

miércoles, 10 de agosto de 2016

LA PUERTA ENTREABIERTA.

Que gusto da llegar a casa, sentirte en lugar seguro, entre los tuyos. Un espacio conocido, cómodo. Cierras los ojos, echas la cabeza hacia atrás, tus músculos se relajan, respiras profundamente ¡qué paz y tranquilidad!

Qué alegría deciros: “aquí me tenéis de nuevo, he llegado” 

Cuantas veces he abierto el blog con la idea de escribir, de compartir las últimas vivencias, los últimos paseos, ese paraje de Granada que acabo de descubrir o ese último mal rato que me he llevado con la máquina para comprobar la presión de las ruedas del coche ¡ahora cobran!, o ese timbrazo en la puerta que me saca de la tranquilidad de mi hogar, para ofrecerme descuentos en mi factura de ENDESA.

Así, que aquí me tenéis.

No os libráis de mí.

Vuelvo a las andadas.

Un saludo desde Granada.

Paco H.

miércoles, 29 de julio de 2015

¿CÓMO LLEGAR A LA ALHAMBRA?

SE REABRE LA CUESTA DE LOS CHINOS

El camino más fácil nunca suele llevar al éxito, y aunque la meta parezca lejana, casi como un sueño inalcanzable, Cuando lo alcanzas y contemplas tanta belleza, sientes que ha merecido la pena tanto esfuerzo.
Cuando accedes a pie a la Alhambra, ella es el premio al esfuerzo. Y lo puedes hacer por tres caminos.
El más conocido es desde Plaza Nueva por la Cuesta de Gomérez, entre artesanos de taracea y constructores de guitarras, de pronto te encuentras con la Puerta de las Granada, que como una máquina del tiempo hace que retrocedas cientos de años, al encontrarte con los bosques de la Alhambra. Si el retroceso hubiese sido real, en lugar de la Puerta de las Granadas, nos hubiésemos encontrado con el torreón defensivo de Bib-al-Buxar y coronando majestuosamente la colina el recinto amurallado con sus imponentes puertas de la Justicia y de los Siete Suelos.
El otro camino para acceder a la Fortaleza Roja, es por la cuesta del Realejo, después de dejar atrás la Puerta del Sol, menos conocido que el Albaycin, el barrio judío del Realejo, nos irá sorprendiendo paso a paso, hasta encontrarnos con Torres Bermejas, que rivaliza con la mole imponente de la Alcazaba del recinto Nazarí coronada por la Torre de la Vela. La vista con la que nos vamos a encontrar en la misma que por la Cuesta de Gomérez, pues nos deja a media altura de las de los bosques que circundan la gran fortaleza andalusí nazarí de la Alhambra de Granada.
Pero si alguien me preguntara cual es el mejor acceso a pie desde Granada para subir a la Alhambra, sin duda te recomendaría el tercero: la Cuesta de los Chinos o del Rey Chico, haciendo alusión a Boabdil, el último rey árabe de Granada, y más después de haber sido remodelada para hacer más fácil y cómoda gracias a las reformas realizadas en la misma.

Aquí no necesitas ninguna máquina para retroceder en el tiempo. Ya desde que empezaste a recorrer el museo abierto de la Carrera del Darro, vas sintiendo que con cada paso que das, el encanto y la magia del entorno se va adueñando de tus sensaciones y pensamientos. Recuerdo la película de Mary Poppins, cuando con la magia de su paraguas hace reales los dibujos del parque: cada paso que irás dando te hará dudar si es real lo que ves o están dentro de una fantasia.
En el Paseo de los Tristes o del Padre Manjón, parece que el entorno te vuelve a la realidad por las terrazas llenas de mesas, el bullicio, algún lamento de guitarra, y como queriendo huir del ruido te encuentras de pronto con un pequeño puente, el del Aljibillo, que casi te anima a ir en dirección contraria a la gente que va buscando el bullicioso barrio del Albaycín, de pronto te encuentras en una pequeña explanada y una pequeña y modesta cuesta justo enfrente, que perece por su modestia, que quiere pasar inadvertida: la has encontrado, esa es la Cuesta de los Chinos, el tercer acceso peatonal a la ciudad palatina de la Alhambra. Haz este paseo lo más temprano que puedas, y déjate embargar por las sensaciones, los olores, los sonidos de la naturaleza… después si puedes me cuentas tus emociones y sensaciones.
En una próxima entrada describiré al acceso por la Cuesta de los chinos.

martes, 21 de julio de 2015

EL PORQUÉ DE GRANADA (EL ORIGEN DEL NOMBRE).

Quizás uno de los esfuerzos más grandes que hay que hacer al visitar Granada, es la de ser capaces de no parcelarla, de no verla como un museo, sino como algo vivo, intentando retroceder a través del tiempo, hasta encontrarnos con su maravilloso acervo que nos llevará a enamorarnos de su espléndida complejidad, acrisolada a lo largo de los tiempos, fruto de un cruce de caminos, culturas y pueblos.

Es difícil, al preguntarse el porqué de Granada, no caer en la tentación de dejarse llevar por la fantasía y reclamarle a Grana, una de las hijas de Noé, que fuera el origen del nombre de la ciudad de la Alhambra, aunque de esta hija no se tiene constancia. O atribuirle a la diosa Nata, hija del mismísimo Hercules, de la que habla Ciceron en su “De Divinatione”, y que habito en la Gar-Nata (la cueva de Nata) situada en un lugar no determinado de la colina de la Alhambra, el origen del nombre de la ciudad.
Pero siendo menos romántico, lo cierto es que frente a Elvira, núcleo importante de la comarca, existía Garnata, una ciudad romana en lo que hoy es el Albaycin, germen de la Medina Garnata que llegó a ser con los siglos la capital del Reino de Granada. De “Hizn Garnata o Granatum” (Fortaleza del granado), a “Hizn Rumman o Roman” (Castillo de los cristianos), hasta llegar por el origen judío de muchos de sus pobladores a “Garnata alyahud” (la Granada de los judíos), a la Granada de hoy.
Sin duda lo de Granada viene por haber sido “la de los granados”, para mí es suficiente y creo no equivocarme.
Pero hablando de la granada, me atrevo a pedirle a Fray Luis de Granada que me preste sus palabras, para dedicársela a mi ciudad: a Granada. A esta ciudad, donde los caminos se han encontrado y se han quedado.
Paco H.

El la vistió por de fuera con una ropa hecha a su medida que la cerca toda y la defiende de la destemplanza de los soles y aires, la cual por de fuera es algo tiesa y dura, mas por dentro más blanda porque no exaspere el fruto que en ella se encierra que es muy tierno; mas dentro de ella están repartidos y asentados los granos por tal orden, que ningún lugar por pequeño que sea, queda desocupado y vacío. Está toda ella repartida en diversos casco y casco y se extiende una tela más delicada que un cendal, la cual los divide entre sí. Porque como estos granos sean tiernos, consérvense mejor divididos con esta tela que si todos estuvieran juntos.
 
Y allende de esto, si uno de estos cascos se pudre, esta tela defiende a su vecino para que no le alcance parte de su daño. Porque por esta causa el Creador repartió los sesos de nuestra cabeza en dos senos o bolsas, divididos en sus telas para que el golpe o daño que recibiese la una parte del cerebro no llegase a la otra.
Y para que nada faltase a la gracia de esta fruta, remátase toda ella en lo alto con una corona real, de donde parece que los reyes tomaron la forma de la suya.
En lo cual parece haber querido el Creador mostrar que era reina de los frutos. A lo menos en el color de sus granos, tan vivos como el de unos corales y en el sabor y sanidad de esta fruta ninguna le hace ventaja. Porque ella es alegre a la vista, dulce al paladar, sabrosa a los sanos y saludable a los enfermos, y de cualidad que todo el año se puede guardar
 
Fray Luis de GRANADA., De la Creación y sus maravillas, Obras completas, T. I, p. 122.

viernes, 10 de julio de 2015

SOÑAR EN GRANADA.


Aquí no es cuestión de debatir que puede significar soñar con Granada, seguro que habrá miles de interpretaciones: que si ciudad, que si fruta, que si granos, que si abierta, que si la cascara…
Ni siquiera como signo de insatisfacción, no.
Sueñas con lo que quieres. Soñar con Granada es algo más que una actividad, para mí de lo más inteligente, pues mantiene mi cerebro activo y en forma. Es poner la fantasía al servicio de la imaginación, todo un entrenamiento que hace que me interese más por mi ciudad, por su historia, por sus rincones… siempre con el propósito de disfrutar más de ella, recreando situaciones y paseos que sirvan también para aquellos que como a mí, les gusta perderse por esta bella ciudad.
Visitar Granada con esta conciencia, ayuda a liberarte de tensiones encontrando refugios donde se puede experimentar y vivir la tranquilidad: ¡Granada es única para descansar!
Soñar en Granada es darle todo el poder a la imaginación, yendo mucho más allá de lo que las barreras del espacio y del tiempo, nos quieren condicionar.
Paco H.