domingo, 10 de diciembre de 2017

GRANADA, LA CIUDAD DORMIDA.

“Granada está dormida ante su imagen”
Jorge Guillén.

Que sensación tan placentera te embarga cuando cierras los ojos y quieres retener en la retina para siempre la imagen que de Granada acabas de descubrir; cuantas veces he recorrido sus calles, pero la sensación es tan nueva que me gustaría detener el tiempo y el espacio y adormecerme junto a esa nueva imagen de Granada.

Paco H.

domingo, 3 de diciembre de 2017

GRANADA, LA PARAÍSO PARA LOS SENTIDOS.

Granada emociona
hasta deshacer y fundir todos los sentidos”.



Granada no se acaba en la Alhambra, aunque ella sola pueda llenarla, Granada es mucho más, de ahí lo de “ser ciego en Granada”. Aunque hasta eso en Granada podría ser cuestionable, pues es una ciudad que se vive de mil maneras, no solo con la vista: Granada hay que sentirla, hay que vivirla, olerla, sentirla, saborearla.
Granada es un continuo despertar para los sentidos.

Paco H.

domingo, 26 de noviembre de 2017

GRANADA, DOBLEMENTE NOMBRADA.

En Granada hay más hechizo
que granos rojizos tiene la fruta que lleva su nombre”.
De la red.

Son muchas las imágenes que se me vienen a la cabeza al hablar de Granada, cada una con su correspondiente leyenda como la del asentamiento judío de Garnatat, o aquella más antigua aún que la relaciona con una hija de Noé, que se asentó en esta zona y que da el nombre a la ciudad. Aunque la más acertada es la que la relaciona con el fruto del granado.
El nombre parece provenirle de un antiguo asentamiento romano en lo alto del Albaycin conocido como Hizn Garnata “fortaleza del granado” y de ahí a la etimología latina de la granata, así que después de echar mano a todo el romanticismo para buscarle otra justificación al nombre de la ciudad más bella del mundo, lo más seguro que sea por la fruta típica de nuestra ciudad.
Quizás de los pasajes más que la historia ha dejado de la relación de la granada fruta con la Granada ciudad fue el ultimátum que Fernando II de Aragón le dio a Muley-hacen cuando le contestó al requerimiento de los impuestos que el Reino de Granada tenía que pagar que osó contestarle al monarca cristiano que “en Granada ya no se labra oro ni plata para pagar tributos, sino lanzas, saetas y alfanjes contra sus enemigos” al recibir tal respuesta Fernando II montó en cólera y gritó “¡Yo arrancaré uno a uno los granos de esa granada”.

Paco H.

domingo, 19 de noviembre de 2017

GRANADA, CIUDAD IRREPETIBLE

Si tuviéramos que visitar una sola ciudad en España,
esa debería ser Granada”.


Realmente supo escoger y ante tal elección solo podemos asentir.

Paco H.

domingo, 12 de noviembre de 2017

GRANADA, LA CIUDAD QUE HACE SENTIRTE COMO EN CASA.

“Al contrario que las demás ciudades españolas,
Granada adelanta algunas de sus casas para recibir al viajero”.
Alejandro Dumas (padre).


Solo un alma de poeta podía definir de tal manera a una ciudad, ¡cuánto dicho con tan pocas palabras! No hay otra ciudad donde te sientas tan en “casa”, cuanto deseo  y pasión reflejan que parece que por un momento quisiera abrazar toda Granada.

Paco H.

domingo, 5 de noviembre de 2017

GRANADA, LA CIUDAD DE LA MAGIA.

Granada es una ciudad mágica
que alumbra leyendas e historias increíbles
que se narran a la sombra de la Alhambra”.
El País, diario español.


UNO:
Que amor el del sol a la Alhambra,
que a fuerza de añorarla al ponerse,
la ha puesto toda colorada.

DOS:
Granada en sí misma es una leyenda,
pues toda ella está llena de misterio,
misterios que la hacen aún
más soñada y deseada.

Paco H.

domingo, 29 de octubre de 2017

GRANADA, LA DULCE GRANADA.

Con Granada se despiertan los sentidos más dulces.
La vista, el oído, el tacto y
sobretodo el dulce gusto por todo”.
Jorge Oteiza



¿Qué de Granada tienen fama sus monumentos? ¡Quién lo podrá poner en duda!, pero para el granaino, de nacimiento o de adopción, Granada es algo más que paredes y piedras que siempre están ahí; pero embriagarse con el romero, tomillo, mejorana, la manzanilla... hasta marearse al Pie de la Torre de la Catedral es algo difícil de olvidar; o confundirse entre las sultanas de coco o las yemas, los suspiros de monja, los almíbares de las Comendadoras, las castañas de mazapán de Santa Isabel, las nevaditas de las Bernardas o sus bollitos de mazapán, las tortas de almendras o los cordiales de las Tomasas... aunque sin que nadie se me enfade la corona se la lleva la “bizcochada de gloria” de las dominicas de Zafra de la Carrera del Darro, autentica obra de arte, de las que quedan pocas en Granada; sin duda, Granada, además de ser monumental, es dulce.

Paco H.

domingo, 22 de octubre de 2017

GRANADA, PARA SUSPIRAR.

Es fácil entender por qué los moros suspiraron al ser forzados a dejar Granada.
Es una ciudad de vistas maravillosas.
En la especialmente luminosa sur de España,
las torres de la Alhambra siempre brillan”.



Granada, la ciudad difícil de olvidar.

Paco H.

domingo, 15 de octubre de 2017

GRANADA, EN EL CORAZÓN DE UN ROMÁNTICO

Estoy pisando una tierra encantada y me encuentro rodeado de románticos recuerdos. Desde que en mi lejana infancia, a orillas del Hudson, recorrí por primera vez las páginas de la vieja y caballeresca historia apócrifa de Ginés Pérez de Hita sobre las guerras civiles de Granada y las luchas de sus valientes caballeros Zegríes y Abencerrajes, fue siempre esta ciudad objeto que despertó mis sueños; mi fantasía recorrió con frecuencia las románticas estancias de la Alhambra. Y he aquí, por vez primera, realizado un sueño; sin embargo, no doy crédito a mis sentidos y hasta dudo que habite el palacio de Boabdil o que contemple la hermosa Granada desde sus balcones”.
Washington Irving
Siempre me ha atraído la el romántico anhelo de D. Washington cuando habla de su deseo de visitar Granada y cuantas veces he recorrido sus calles, subido a la Alhambra, perdido por sus bosques tratando de rememorar sus pasos por esta fantástica ciudad, uniendo mis recuerdos a los románticos relatos de su visita a la ciudad más bella del mundo: Granada.

Paco H.

domingo, 8 de octubre de 2017

GRANADA: CIUDAD ACOGEDORA DONDE LAS HAYA.

Empiezo a pensar que hay un placer todavía mayor
que el de ver Granada,
el volverla a ver.

Eso lo oí hace tiempo, y cada vez veo que qué razón tiene, precisamente es lo que siento cada vez que salgo de Granada al volver a ella:¡no es que esté en casa, estoy en Granada!.

La foto es de la red