martes, 3 de septiembre de 2013

GRANADA, LA CIUDAD ENAMORADA.

Si tú quisieras, Granada
contigo me casaría
dárete en arras y dote
a Córdoba y a Sevilla
Del romance Abenamar.


Ayer fue imposible poder sacar unos minutos a lo largo de la tarde para contaros de estas últimas horas. La vida no se detiene con MOVISTAR, sino que tiene que seguir adelante
Por cierto, estuvimos por el Barrio de Monachil con unos amigos y llegamos todos a una conclusión: “Que bella es granada”. Echamos de menos la cámara de fotos, pues la puesta de sol sobre Granada era para inmortalizarla, suerte que cada tarde la naturaleza nos la vuelve a regalar.

Cierro los ojos y me viene un nostálgico recuerdo del Rey Chico de Granada, de Boabdil, y la leyenda del “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”, más que denigrarlo, eleva su grandeza, generosidad y su gran amor por Granada.
Paco H.

2 comentarios:

  1. Hola Dyhego:
    La razón dice que cada ciudad tiene su encanto; pero el corazón manda y como Graná, ¡ná!
    Un saludo
    Paco H.

    ResponderEliminar