jueves, 27 de febrero de 2014

GRANADA, EN EL ALMA DEL VIAJERO

Nada sabría describir la impresión que experimenta el que atraviesa por primera vez la Puerta de las Granadas. Uno se cree transportado a un país encantado al penetrar bajo estos inmensos arcos de verdor, formados por olmos seculares, y se piensa en la descripción del poeta árabe que los compara a bóvedas de esmeraldas...”.

El Barón Charles Davillier.
Que trabajo me cuesta cuando se quiere racionalizar todo, dar una explicación a cada cosa, y no dar cabida a la magia y a lo fantástico y uno de esos momentos es cuando paseo por los bosques de la Alhambra, cuando me pierdo por sus paseos abstraído por el silencio que todo lo llena y que llega a sobrecogerte y puedes vivir sin prisa a unos pasos de la bulliciosa ciudad que sigue viviendo a unos metros. Allí, todo lo que no es, puede ser.

Paco H.

2 comentarios: