jueves, 13 de marzo de 2014

GRANADA, SIEMPRE GRANADA

Sí, la impresión de tu maravillosa Granada es en mí triste, tristísima, pero de una tristeza tan atraedora que me trae y me lleva como una aguja en ella. Tengo que llenarme de Granada hasta la boca”.

Juan Ramón Jimenez.
No me gusta pensar de Granada como aquella sirena que te atrapa, te seduce y embauca con su canto y su belleza y que su atractivo irresistible lleva a la perdición a quien se atreve a fijarse en ella. Granada te rapta de la mediocridad, te saca de la melancolía, abriéndote horizontes nuevos.
Paco H.

1 comentario: